La vida sin imaginar / Life Without Imagination

Imagínate la vida sin el respiro,

            sin el aire, sin pulmones, sin fortaleza.

No habría ni un segundo de euforia,

            sólo pesadumbres y anhelos sin viveza.

 

Imagínate la vida sin el color,

            sin el otoño, sin remolinos, sin resplandor.

Sería una oscura realidad,

            ausente del pintor, del creador.

 

Imagínate la vida sin el sueño,

            sin esperar, sin desear, sin poder volar.

Estarías encerrado en una jaula,

            sin saber de lo que afuera te va a faltar.

 

Imagínate la vida sin las manos,

            sin abrazos, sin caricias, sin el tocar.

No conocerías ni el toque de ti mismo,

            ni el pasto, ni el árbol, ni el mar.

 

Imagínate la vida sin la luna,

            sin belleza, sin sonrisas, sin reflexión.

Sería una vacía existencia,

            un deslucido invierno de represión.

 

Imagínate la vida sin el amor,

            sin besos, sin lágrimas, sin redención.

No estarías donde estás en este momento,

            porque sin el amor no sería la creación.

 

Imagine life without breath,

            without air, without lungs, without fortitude.

You wouldn’t feel even the slightest exhilaration,

            but rather sorrow and lifeless yearning.

Imagine life without color,

            without autumn, without swirls, without glow.

It would be a rather dark reality,

            absent of the artist, the creator.

Imagine life without dreams,

            without hope, without desire, without flight.

You’d be enclosed in a cage,

            not knowing what exists outside.

Imagine life without hands,

            without hugs, without caresses, without touch.

You wouldn’t even know the feeling of yourself,

            nor the grass, nor the trees, nor the sea.

Imagine life without the moon,

            without beauty, without smiles, without reflection.

It would be an empty existence,

            a fruitless winter of repression.

Imagine life without love,

            without kisses, without tears, without redemption.

You wouldn’t be where you are in this moment,

            for without love, creation would never have been.

Advertisements

Amor como agua / Love like water

He visto un amor tan puro,
            como una fuente, un manantial de agua cristalina;
He sentido un amor tan poderoso,
            como un salto, un río que fluye sin cesar;
He conocido un amor tan profundo,
            como un mar, un océano cuyo fondo no se encuentra.

Así es el amor de nuestro Dios,
            Creador de los cielos y de la tierra;
Así es su amor para nosotros,
            tan puro, tan poderoso, tan profundo.

Nos ama con un amor tan puro
            que ninguna mancha, ninguna falta, se encuentra;
Nos ama con un amor tan poderoso
            que ningún demonio, ningún mal, podría detenerlo;
Nos ama con un amor tan profundo
            que su grandeza jamás se podría medir.

Así es el amor del Señor,
            tan puro, tan poderoso, tan profundo;
Así es el amor que nos ofrece
            que ningún otro amor podría emparejar;
Así es el amor que nos regala,
            más puro, más poderoso, más profundo,
Que jamás podríamos imaginar…

 

I have seen a love so pure,
         like a fountain, a wellspring of crystal waters;
I have felt a love so powerful,
         like a waterfall, a river that flows without ceasing;
I have known a love so profound,
         like a sea, an ocean whose depths can’t be reached.

Such is the love of our God,
         Creator of the heavens and the earth;
Such is His love for us,
         so pure, so powerful, so profound.

He loves us with a love so pure
         that no blemish, no fault, can be found;
He loves us with a love so powerful
         that no demon, no evil, can interfere;
He loves us with a love so profound
         that its depth can never be measured.

Such is the love of the Lord,
         so pure, so powerful, so profound;
Such is the love that He offers us
         that no other love could match it;
Such is the love that He gives to us,
         purer, more powerful, more profound,
Than ever we could dream to imagine…

Una liberación

Hay en este mundo una trampa,

            un lustre falso que siempre nos engaña;

nos atrae con el azúcar más dulce,

            pero nos deja con nada más que la caña.

Nos muestra todo lo bueno, lo nuevo,

            y nos promete una grande porción,

pero la única con la que siempre nos quedamos

            es una marca de esa misma decepción.

Nos tiramos a la luz y al premio,

            esforzándonos para ser el mejor,

aunque nunca fueron reales los objetivos,

            dejándonos con un confuso estupor.

Así que libérate de ese tramposo pensamiento,

            y deja de creer en todo lo que escuchas,

sino busca una fuente de la verdad,

            las voces de esa verdad, son muchas.

Cierra de vez en cuando tus ojos,

            porque éstos también te pueden mentir;

abre en su lugar tu alma oculta,

            y déjala mostrarte que es sentir.

Siente las gotitas que te acarician,

            siente el viento y su poder;

hazle caso a lo que sientes allí adentro

            porque en el fondo hay algo que entender.

Hay una chispa de vida, un propósito,

            un resplandor que solemos oprimir;

encuentra esa profunda revelación,

            y siente lo que es vivir…

La soledad

El mundo tiene una dura critica de la soledad. El mundo dice que quita la alegría, que niega la verdadera felicidad. Dice que la soledad es una cárcel designada para solitarios, un lugar de destierro. Cree que la soledad es una enemiga de la mente, que es un peligro del alma. Es un lugar donde se van a morir los que no tienen familia, ni amor. Es una cautividad sin escape, un pozo sin fondo, un infierno sin fin. El mundo dice que la soledad es una señal de la depresión. Tiene miedo de lo que la soledad le hace pensar, creer, y hacer. Siente que la soledad es alguien a quien hay que temer, prevenir, y eliminar. El mundo intenta someter a la soledad a si misma.

Pero el mundo está equivocado. El mundo no conoce a la soledad como yo la conozco. Ella no nos quita la alegría, ni la felicidad. Al contrario, nos deja la oportunidad de encontrarlas. Nos obliga pensar en lo que nos agrada, en lo que nos llena. No es una cárcel sino un refugio. Tampoco es un destierro. Todo lo contrario, es la única amiga que no nos abandona cuando el mundo nos destierra. Sólo los que tienen la mente débil le temen. Sólo los que poseen el alma hueca le tienen miedo. A los que les falta la familia y amor, la soledad estará allí sin fallar, para que nadie viva ni muera solo. Ella no es una cautividad sino una claridad. No es un pozo sino un reposo. Y no es un infierno sino un paraíso. No hay para qué preocuparse de ella. No hay para qué temerle, ni prevenirla, ni eliminarla. Lo que se debe hacer es esperarla, aceptarla, y disfrutarla. Porque la soledad es la persona más honesta, más reveladora, y más confiable que existe. Así que no le temas. Abrázala.

Al aire libre

De todos los lugares que allá conocí
Ninguno se quedó con una parte de mí
Llevo conmigo cada uno de los que vi
Pero libre soy…

Lindo cubierto con nieve es el volcán
Lejano como sueños que jamás llegarán
Pero los desafíos no me detendrán
Pa’ allá me voy…

En el pasado no lo podía alcanzar
Desanimado por las dudas del azar
Todos los miedos me solían abrumar
Pero llegó hoy…

Las esperanzas rotas que antes yo llevé
Se han arreglado por todo lo que conquisté
Las tinieblas, la soledad, al diablo derroté
Tan fuerte soy…

Los mares, los valles que yo atravesé
Eran los únicos alientos que necesité
Pero en ningún momento a ellos me entregué
Adelante voy…

De todos los lugares que aún conoceré
Tampoco a ellos me entregaré
Porque a la libertad, al aire libre
Yo me doy…

Lo que somos

Nunca había podido imaginarme

            esta vida que me vuelve a sorprender;

Aún cuando me giro a mirar atrás,

            encuentro momentos en los cuales no puedo creer.

 

Había momentos en que me caí inesperadamente,

            chocando con una profunda oscuridad,

Pero igual había momentos de revelación,

            en que me rodeaba una fuerte claridad.

 

Había días en que prefería tener la noche

            y noches en que anhelaba ver el día;

Había experiencias de todos los tipos,

            y ni una de ellas cambiaría.

 

Soy lo que soy por lo que he visto

            y veo lo que veo por quien soy;

No me arrepiento de ningún momento,

            porque sin mi pasado no tendría mi hoy.

 

Mi futuro seguirá sorprendiéndome,

            y con eso me quedo más que contento,

Porque no somos lo que hicimos ni lo que haremos,

            sino que somos lo que hacemos en el momento.

El umbral

Nací allí en las tinieblas,
al fondo de la oscuridad,
llena de varias maldades,
y de total vaciedad.

Nací allí en cadenas,
me desperté en la opresión,
crecía bajo la esclavitud,
y sufría de la condenación.

El orden no existía,
sino que reinaba un caos excesivo,
que me había infectado,
que me había oscurecido.

Me llenaba de mentiras incontables,
de dudas y de dolor,
así que estaba tan engañado
que sólo conocía al pavor.

Era la víctima del miedo,
era el sujeto de la ignorancia,
creía todo lo que escuchaba,
y a mi vida le faltaba la substancia.

Me controlaba la vanidad,
y me conquistó la avaricia,
así que vivía sin vergüenza,
con ira, con impureza, con malicia.

Mis días eran como las noches,
mi compañía era la soledad,
existía sin poder vivir,
y mi fortaleza era la debilidad.

Fue en ese momento que llegó
un rayo de luz con el trueno,
y además un cambio sutil,
pero todo me quedó muy pleno…

Por primera vez lo vi,
el umbral que me separaba,
de todo que no conocía,
de todo para que fui creada…

Aún no lo pude cruzar,
pero no por falta de deseo,
sino por falta de poder,
pero es allí que me esperó…

Allí me quedé tan sucio,
cubierto con las cosas del mundo,
pero allí yo fui lavado
y sanado por un toque profundo…

Entonces fui agarrado por la luz,
quitado de la oscuridad,
conocí por primera vez el día,
y allí recibí la verdad.

Mi vida allí cambió,
en un momento de redención,
con una gracia increíble,
en un acto de salvación.

Y me sentí por primera vez
una sublime libertad,
llena de abundancia,
llena de seguridad.

Nunca antes había conocido
tanto gozo, tanta alegría,
pero ahora los tengo en plenitud,
igualmente la sabiduría.

Allí recibí la fortaleza,
la paz y la sanidad,
también el conocimiento,
la pureza y la santidad.

Hoy día yo tengo una vida
que nunca acabará,
porque tengo un Salvador
quien siempre reinará.

De Él es toda la honra,
toda la gloria y el poder,
porque Él me salvó de la muerte,
le entrego a Él mi ser.

Ahora rodeado por la luz,
que eternamente brillará,
alabo al Rey por su amor
que siempre permanecerá.