El umbral

Nací allí en las tinieblas,
al fondo de la oscuridad,
llena de varias maldades,
y de total vaciedad.

Nací allí en cadenas,
me desperté en la opresión,
crecía bajo la esclavitud,
y sufría de la condenación.

El orden no existía,
sino que reinaba un caos excesivo,
que me había infectado,
que me había oscurecido.

Me llenaba de mentiras incontables,
de dudas y de dolor,
así que estaba tan engañado
que sólo conocía al pavor.

Era la víctima del miedo,
era el sujeto de la ignorancia,
creía todo lo que escuchaba,
y a mi vida le faltaba la substancia.

Me controlaba la vanidad,
y me conquistó la avaricia,
así que vivía sin vergüenza,
con ira, con impureza, con malicia.

Mis días eran como las noches,
mi compañía era la soledad,
existía sin poder vivir,
y mi fortaleza era la debilidad.

Fue en ese momento que llegó
un rayo de luz con el trueno,
y además un cambio sutil,
pero todo me quedó muy pleno…

Por primera vez lo vi,
el umbral que me separaba,
de todo que no conocía,
de todo para que fui creada…

Aún no lo pude cruzar,
pero no por falta de deseo,
sino por falta de poder,
pero es allí que me esperó…

Allí me quedé tan sucio,
cubierto con las cosas del mundo,
pero allí yo fui lavado
y sanado por un toque profundo…

Entonces fui agarrado por la luz,
quitado de la oscuridad,
conocí por primera vez el día,
y allí recibí la verdad.

Mi vida allí cambió,
en un momento de redención,
con una gracia increíble,
en un acto de salvación.

Y me sentí por primera vez
una sublime libertad,
llena de abundancia,
llena de seguridad.

Nunca antes había conocido
tanto gozo, tanta alegría,
pero ahora los tengo en plenitud,
igualmente la sabiduría.

Allí recibí la fortaleza,
la paz y la sanidad,
también el conocimiento,
la pureza y la santidad.

Hoy día yo tengo una vida
que nunca acabará,
porque tengo un Salvador
quien siempre reinará.

De Él es toda la honra,
toda la gloria y el poder,
porque Él me salvó de la muerte,
le entrego a Él mi ser.

Ahora rodeado por la luz,
que eternamente brillará,
alabo al Rey por su amor
que siempre permanecerá.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s