El umbral

Nací allí en las tinieblas,
al fondo de la oscuridad,
llena de varias maldades,
y de total vaciedad.

Nací allí en cadenas,
me desperté en la opresión,
crecía bajo la esclavitud,
y sufría de la condenación.

El orden no existía,
sino que reinaba un caos excesivo,
que me había infectado,
que me había oscurecido.

Me llenaba de mentiras incontables,
de dudas y de dolor,
así que estaba tan engañado
que sólo conocía al pavor.

Era la víctima del miedo,
era el sujeto de la ignorancia,
creía todo lo que escuchaba,
y a mi vida le faltaba la substancia.

Me controlaba la vanidad,
y me conquistó la avaricia,
así que vivía sin vergüenza,
con ira, con impureza, con malicia.

Mis días eran como las noches,
mi compañía era la soledad,
existía sin poder vivir,
y mi fortaleza era la debilidad.

Fue en ese momento que llegó
un rayo de luz con el trueno,
y además un cambio sutil,
pero todo me quedó muy pleno…

Por primera vez lo vi,
el umbral que me separaba,
de todo que no conocía,
de todo para que fui creada…

Aún no lo pude cruzar,
pero no por falta de deseo,
sino por falta de poder,
pero es allí que me esperó…

Allí me quedé tan sucio,
cubierto con las cosas del mundo,
pero allí yo fui lavado
y sanado por un toque profundo…

Entonces fui agarrado por la luz,
quitado de la oscuridad,
conocí por primera vez el día,
y allí recibí la verdad.

Mi vida allí cambió,
en un momento de redención,
con una gracia increíble,
en un acto de salvación.

Y me sentí por primera vez
una sublime libertad,
llena de abundancia,
llena de seguridad.

Nunca antes había conocido
tanto gozo, tanta alegría,
pero ahora los tengo en plenitud,
igualmente la sabiduría.

Allí recibí la fortaleza,
la paz y la sanidad,
también el conocimiento,
la pureza y la santidad.

Hoy día yo tengo una vida
que nunca acabará,
porque tengo un Salvador
quien siempre reinará.

De Él es toda la honra,
toda la gloria y el poder,
porque Él me salvó de la muerte,
le entrego a Él mi ser.

Ahora rodeado por la luz,
que eternamente brillará,
alabo al Rey por su amor
que siempre permanecerá.

Se ha ido la tinta

Hubo un día en que tinta latía por mis venas,

            en que fluía de mis dedos como del bolígrafo.

Hubo un día en que me faltó el papel para poder expresarme,

            en que no buscaba la inspiración sino que ella me buscaba a mí.

En ese día mi fuente de ideas era el grandioso mar,

            y me senté al lado del río por donde pasaban sus ideas sin cesar.

En ese día ni aun el bosque me podía satisfacer la necesidad de hojas,

            así que empecé a escribir en sus hojas naturales, nunca faltantes.

Era amigo de todos, y todos eran amigos míos,

            y conversaba con cualquiera persona, cualquiera emoción.

Daba la bienvenida a la alegría, a la tristeza, y a todos entre ellas dos,

            nunca dando a nadie la espalda, porque para todos había un hogar en mi alma.

Pero hoy en las venas no encuentro la tinta sino la sangre,

            y me doy cuenta de que soy sólo un hombre mortal.

Hoy tengo una pila de papel sin ninguna idea para llenarlos,

            orando que llegue la inspiración que en algún momento se fue.

Mi mar de ideas se ha convertido en un desierto inmenso,

            y mi río se ha secado como pobre florecilla en el sol.

Mi bosque generosamente me cubre con sus hojas,

            pero me lamento que no necesite ni una de sus caras.

Me parece que algo profundo ha cambiado y me lo perdí,

            porque ahora, como de la plaga, todos se huyen de mí.

Nadie se me acerca, por alguna razón que no entiendo,

            y me quedo sin ninguna gota de tinta con la que yo pueda escribir…

Today It Has

A subtle mist descends upon us,

            fogging up our memories,

                        weighing on our minds.

The heavy cloud hovers above,

             surrounding our escapes,

                        but blocking out our fears.

It suspends gently, yet ominously,

            causing trepidations in our bones,

                        but instilling comfort in our souls.

The grey sky is infused with white,

            a mystical blend of stormy skies,

                        a pensive reprieve from the blue.

An eerie silence resounds,

            empty and disconcerting,

                        yet peaceful and profound.

Time has been grasped at last,

            neither advancing nor receding,

                         but rather idling, as never before.

We can’t help but to awe,

            to marvel at the stillness,

                        to rejoice in the purity of the moment.

Never has such tranquility rained,

            never has such solace descended,

                        never has such peace presented itself.

But today,

            in the sound of silence,

                        in the shape of a misty cloud…

It has.

Dear Mom

Dear Mom, I cherish you,
With all of my heart.
You are the most incredible woman
And I value our relationship so much.
You are the one who gave birth to me,
Who took care of me when I was a child.
You always covered me with your love,
With all of your grace and your care.
You taught me to love others
And to share what God has given me.
You showed me how to do so
Because I always felt so loved.
You are the epitome of integrity,
Of faithfulness and of goodness.
You have the utmost respect from me,
And I love you, Mom, dearly.

Dear Mom, I adore you,
With all of my heart.
You are the most amazing woman
And I adore you so very much.
You are the one who stood me up
When I fell again and again.
And still today, when I’m overwhelmed,
You speak clarity into my life.
It wouldn’t be possible to count the things,
The stupid things I’ve done without thinking.
But you, Mom, like a good woman,
Have always continued to love me.
I know it hasn’t been so easy
To raise such a curious child.
But this I know without a doubt:
I adore you with all of my joy.

Dear Mom, I love you,
With all of my heart.
You are the most wonderful woman,
And I offer you my humble song.
The Lord has blessed you greatly,
And He’s done so with good reason.
You follow after Him with all of your soul,
With every word and every action.
You are full of wisdom,
And you look for Him in every situation.
You love Him with all of your being,
With all of your strength and passion.
It’s for this reason I praise the Lord,
Because you are such an inspiration.
Without you, Mom, I wouldn’t be who I am…
I love you, with all of my heart.

Querida Mamá

Querida Mamá, te quiero,
Con todo el corazón.
Eres la mujer más increíble
Y valoro tanto nuestra relación.
Eres tú quien me diste a luz,
Que me cuidaste cuando era niño.
Siempre me cubriste con todo tu amor,
Con toda tu gracia y tu cariño.
Me enseñaste a amar a otros
Y compartir lo que Dios me ha dado.
Me demostraste como hacerlo
Porque siempre me sentí amado.
Eres el epítome de honradez,
De fidelidad y también de bondad.
Tienes de mí el mayor respeto,
Y te quiero, Mamá, de verdad.

Querida Mamá, te adoro,
Con todo el corazón.
Eres la mujer más asombrosa
Y te adoro, Mamá, un montón.
Eres tú quien me pusiste de pie
Cuando me caí una y otra vez.
Aún hoy día, cuando estoy abrumado,
Me impartes a mí la lucidez.
No sería posible contar las cosas,
Las tonterías que hice sin pensar.
Pero tú, Mamá, como buena mujer,
Siempre me sigues a amar.
Yo sé que no ha sido tan fácil
A cuidar a un hijo tan curioso.
Pero éste yo sé sin ninguna duda:
Te adoro con todo mi gozo.

Querida Mamá, te amo,
Con todo el corazón.
Eres la mujer más maravillosa
Y te ofrezco mi humilde canción.
El Señor te ha bendecido muchísimo,
Y eso con toda razón.
Sigues a El con todo el alma,
Con cada palabra y cada acción.
Eres llena de misericordia,
Y lo buscas en cada situación.
Lo amas con todo tu ser,
Con toda tu fortaleza y pasión.
Es por eso que alabo al Señor,
Porque tú eres una inspiración.
Sin ti, Mamá, no sería quien soy…
Te amo, con todo el corazón.