Lo celestial

Por nuestras venas corre una sangre,

Llena de fortaleza, y de vida,

Pero lleva también la maldición de la carne,

De nuestra condición caída.

Transporta a los miembros todo el mal

Que nace de corazones venenosos;

Fluyen la duda y la sed carnal,

Y también los deseos pecaminosos.

Se propagan como un cáncer del infierno,

Invadiendo la paz de las mentes,

Evocando del alma el Espíritu Santo

Quien siempre estaba presente.

Pero nos olvidamos de su presencia,

Contando con nuestras debilidades;

Sin él no tuvimos bastante resistencia,

Pero él nos protege de las maldades.

Nos acordamos de que ese milagro

Que late por nuestras venas

Es el mismo con que el Señor levantó

A Jesús de la muerte y sus cadenas.

Pues nunca más pensamos en nada negativo

Ni en nada trivial o terrenal,

Sino pensamos en todo lo glorioso,

En todo lo bueno, lo celestial.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s